1.2.13 Prevención de la contaminación

 

La evaluación de riesgos también se usa para diseñar estrategias de prevención de riesgos para la salud humana. En este caso se determina la cantidad permisible de contaminantes en los medios ambientales que entran en contacto con las poblaciones y, mediante el uso de modelos de transporte se estima cuales son las concentraciones de los tóxicos que serían permisibles en el punto de emisión. Con esta información, se establecen las metas de concentraciones de tóxicos en la fuente, que no se deben de exceder, para que la población posiblemente receptora no esté expuesta a un peligro intolerable. Este dato es una restricción a considerar en el diseño del proceso.

Cuando se está trabajando en el diseño de procesos o de productos no se ha presentado todavía el problema de la contaminación misma y es necesario simularla. Se necesita predecir la toxicidad y el comportamiento de los desechos en el medio ambiente. Se necesita simular el transporte y destino de las substancias, estimando cuál podría ser la permanencia de los desechos en el ambiente, a que medios podría emigrar y los peligros potenciales que significarían estas substancias para las poblaciones que los pudieran contactar. Orientar los esfuerzos hacia evitar la contaminación es, por sentido común, más conveniente que esperar a que ésta se produzca y entonces tratar de eliminarla.