5.1 Estrategia de prevención

 

La estrategia de prevención se puede resumir como sigue:

  1. La contaminación, siempre que se pueda, se debe de evitar en la fuente
  2. La contaminación que no pueda evitarse en la fuente, siempre que sea posible, deberá reciclarse en una forma ambientalmente segura
  3. La contaminación que no pueda ser evitada o reciclada se deberá, siempre que sea posible, someter a un tratamiento no peligroso de remediación in situ (en la planta).
  4. La emisión de tóxicos al ambiente, siempre se deberá tratar de evitar y cuando ésto sea imposible, deberá intentarse que la emisión adquiera la forma menos agresiva posible.
  5. La confinación en forma toxicológicamente activa, deberá usarse como último recurso y deberá hacerse en forma tal, que se asegure que no se presentarán liberaciones posteriores que amenacen la salud de la población.

La reducción en la fuente se puede lograr a través de:

  • modificación del equipo de proceso
  • modificación de la tecnología, procesos o procedimientos
  • reformulación y/o rediseño de productos
  • substitución de insumos

Si no es posible lograr una planta que no produzca ningún tóxico ambiental, se tiene que diseñar una estrategia para mantener los riesgos ambientales a un nivel aceptable.

Lo anterior, en la práctica, implica que ningún desecho industrial que contenga substancias tóxicas, debe alcanzar el medio ambiente, sin que antes haya recibido un tratamiento para reciclar o destruir el tóxico, o en última instancia para modificarlo y poder confinarlo en forma conveniente y segura.

Varias de las tecnologías de remediación descritas en el capítulo anterior, tienen el propósito de retirar los tóxicos de los medios ambientales contaminados. Algunas de las técnicas están diseñadas para destruir las substancias tóxicas, otras tienen por objeto recuperar los tóxicos para volverlos a usar, o bien cambiar el estado en que se encuentran para que no den lugar a exposiciones peligrosas para la población. En algunos de estos procesos, al final, los tóxicos se encuentran en forma menos peligrosa y están presentes en materiales más convenientes de confinar que los medios contaminados originales. Esas mismas técnicas se pueden usar para tratar los efluentes industriales antes de salir de la planta, y así evitar que liberen tóxicos al ambiente.

Es conveniente conceptualizar la restauración ambiental y la prevención de la contaminación como una estrategia más amplia que engloba a ambos procesos y que, tiene como propósito fundamental la reducción de riesgos para la salud de la población. La misma técnica, evaluación de riesgos, se usa para decidir la intervención de un sitio contaminado, para establecer las metas de restauración y para diseñar las estrategias de prevención. Lo mismo sucede con las tecnologías para remediar medios ambientales contaminados que también se pueden usar para tratar efluentes con el fin de prevenir la contaminación.